Juguetes eróticos: ¿son saludables?

juguetes eróticos

Hace poco leí un artículo en el que se reflejaba un aumento importante de la venta de cosmética y juguetes erórticos durante el confinamiento. Y, si bien es cierto que esto puede haber sido causado por la falta de oportunidades para disfrutar de otro tipo de ocio, y que los juguetes eróticos siempre son conocidos por su parte más lúdica, nunca está de más analizar la otra cara de la juguetería erótica: su aportación a la Salud Sexual. Pero…¿cómo?

Nos ayudan a conocernos mejor

Esta afirmación sirve para cualquier persona, pero sobre todo, puede ayudar a muchas mujeres que no han terminado de conectar con sus genitales. La vuelva y la vagina han estado muchos años escondidas, catalogadas como una parte sucia, oculta y oscura de nuestro cuerpo. Y, cuando nos conocemos algo, es difícil que sepamos cómo funciona. 

Por ello, el uso de juguetes y productos cosméticos eróticos pueden favorecer ese autoconocimiento, esa reconciliación con todos nuestros rincones, y esa exploración amable que nos permita conectar con nuestro placer. (Esto es también aplicable al ano, otro «agujero negro» dentro de la estimulación, sobre todo de la masculina, gracias a un sinfín de tabúes y falsos mitos).

Reducen nuestro nivel de distrés (o "estrés malo")

Por norma general, una vida sexual satisfactoria genera placer y aun aumento de la producción de endorfinas que consiguen rebajar nuestros niveles de estrés y agobio. Por lo tanto, la búsqueda de placer a través de la juguetería erótica, bien sea en soledad o compartida, ayuda a manejar todas esas tensiones diarias que se nos acumular a causa de la rutina y la falta de tiempo.

Nos permiten salir del bucle

Hablando de rutina, el uso de juguetes eróticos nos permite salir de ella, al menos temporalmente. Muchas veces, las relaciones sexuales terminan convirtiéndose en una especie de ritual que se repite una y otra vez, perdiendo así el factor sorpresa que tan excitante resulta en las primeras veces.

Aumentan el deseo

Parece una tontería, pero damos por hecho que el deseo viene solo, que no hay que cuidarlo y trabajarlo. Nada más lejos de la realidad. SI bien es cierto que el deseo a veces surge de manera espontánea, otras veces hay que buscarlo, fomentarlo, favorecer su aparición. Y, para ello, es importante tener la sexualidad muy presente en nuestras vidas. Tener juguetes eróticos y poder utilizarlos con una cierta frecuencia (cada persona la que crea oportuna, por supuesto) ayuda a aumentar la libido.

Fomentan la creatividad

Con la juguetería erótica se nos abre un mundo de nuevas posibilidades. Teniendo en cuenta ciertas medidas de seguridad e higiene, tienen múltiples usos. Sabemos que nuestro principal órgano sexual es el cerebro y el segundo es la piel, así que…, ¿por qué deberíamos centrarnos en una zona concreta del cuerpo para utilizarlos? Podemos masajear cualquier zona que nos resulte placenteram, así como compartir esos masajes con otra (u otras) persona/s. Y, quién sabe, tal vez se nos ocurran nuevos y divertidos juegos cada vez que los utilicemos. ¿Por qué no?

Ayudan a crear nuestro mapa sexual

Precisamente a través de lo que comentamos en el punto anterior, utilizar juguetes eróticos por todo el cuerpo nos permite crear un mapa sexual interactivo y en permanente revisión. Descubriremos qué zonas tienen mayor o menor sensibilidad, qué tipo de estimulación preferimos en cada una de ellas y en cada momento, qué puertas queremos que se abran y cuáles dejaremos cerradas.

Mejoran la comunicación

Cuando los jueguetes se utilizan en pareja, pueden darnos la oportunidad de hablar sobre deseos y límites que, tal vez en otro contexto, no hemos sido capaces de tratar (o ni lo hemos pensado). Pedir lo que se quiere, matizar lo que se desea cambiar, aclarar los límites infranqueables…, y todo con un lenguaje asertivo y colaborativo. Una vez desnudados los cuerpos, es momento de desnudar también nuestros deseos.

Nos ayudan a desinhibirnos

Al entrar en el juego y sentir que tenemos el control de su manejo, favorecen que demos rienda suelta a lo que nos apetece hacer, entrando de lleno en la experiencia de juego y dejando a un lado los filtros, los miedos y los tabúes que nos encorsetan y nos impiden disfrutar libremente.

Dicho todo esto (que ya veis que no es poco), os dejamos un «bonus tracks» de consejos útiles para un buen uso y disfrute de la juguetería erótica:

Asesoramiento profesional

Siempre recomendamos que, a la hora de elegir cualquier juguete, os informéis en establecimientos especializados, o que pidáis consejo a profesionales que tengan formación específica. Así, convertiréis vuestra compra en una experiencia tan satisfactoria como saludable.

No sigáis modas, sino vuestros gustos

Cada persona, cada cuerpo, cada sensibilidad es diferente. Por eso, tenéis que hacer caso a vuestras perferencias, no del Tot Ten de juguetes más vendidos en el último mes.

Materiales de calidad

Recordad que los juguetes van a estar en contacto con vuestro cuerpo, incluyendo zonas especialmente sensibles. Buscad materiales de primera calidad, hipoalergénicos, de fácil limpieza y resistentes al uso.

Araceli Álvarez

Araceli Álvarez

Psicóloga | Sexóloga

¿Te gustaría compartir este artículo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram